Reading:
Who shouldn´t undergo a tummy tuck
Share:
Image

Who shouldn´t undergo a tummy tuck

25th Feb 2018

La abdominoplastiaes un procedimiento de cirugía plástica realizado para eliminar la piel colgante y el exceso de tejido graso que se encuentra acumulado en el abdomen y no ha podido ser eliminado con la ayuda del ejercicio físico y dieta. La cirugía genera que el abdomen luzca plano al igual que fortalece los músculos. Sin embargo, esta cirugía plástica es un procedimiento considerable, y donde el paciente debe hacer investigaciones al respecto y preguntar sobre todos los detalles antes de tomar la decisión de someterse a ella.

Otro aspecto a destacar es que en el mundo de la cirugía plástica, el procedimiento de abdominoplastia en particular – mientras que hay cirugías electivas- no es para todas las personas. Ciertas condiciones deben cumplirse para que el paciente sea elegible para la cirugía. El someterse a este tipo de intervención si usted no es un buen candidato para ella puede generar complicaciones graves que incluso pueden poner en peligro su vida.

Candidatura

Los pacientes que se someten a un abdominoplastia pueden ser tanto hombres como mujeres, siempre y cuando sean personas con buena condición física y sin ninguna aflicción considerable. Es importante no confundir una abdominoplastia con una liposucción, aunque ambas puedan ser complementarias y realizarse en una misma sesión de ser necesario.

Las mujeres que han dado a luz y ahora tienen piel colgante con numerosas estrías y han perdido sus músculos pueden elegir una abdominoplastia como método para eliminar el exceso de piel, fortalecer sus músculos abdominales y recuperar la línea media que alguna vez tuvieron o siempre han soñado. Los pacientes que han perdido mucho peso pueden eliminar los pliegues de la piel que quedan después de que los kilogramos se han ido.

Quienes no se deberían someter a una abdominoplastia:

Mujeres quienes planean quedar embarazadas nuevamente. Un embarazo ulterior viene con aumento de peso que puede causar el estiramiento de los músculos abdominales y flacidez de la piel en el abdomen después de dar a luz. Los resultados de la abdominoplastia pueden verse gravemente afectados en el caso de un nuevo embarazo y el paciente puede sentirse decepcionado y sentir que perdió su tiempo realizándose la cirugía. Usted debe hablar acerca de sus planes con el cirujano plástico y él le dará su opinión como experto cuando se trata de programar el procedimiento abdominoplastia.

Personas que no están satisfechas con su peso. Si usted siente la necesidad de perder más peso, entonces no debe someterse a una abdominoplastia por los momentos. Sus resultados no mejorarán con la pérdida de peso; lo más probable es que se vean afectados negativamente por ello y la flacidez de la piel podría ocurrir nuevamente. El procedimiento es altamente recomendado para las personas que tienen un peso constante, cercano al normal que han logrado mantener durante al menos seis meses. Algunos cirujanos plásticos le aconsejará que espere aún más (hasta un año), especialmente si usted era obeso o con sobrepeso y se sometió a una cirugía bariátrica o un programa de pérdida de peso intensivo.

Personas que tengan condiciones de salud graves o crónicas. Cuando se trata de cirugía plástica, algo tan insignificante como un resfriado común puede retrasar la fecha de su intervención. Su cirujano plástico le rcomendará que intente estar en su mejor estado de salud tanto como sea posible antes de programar la intervención. Si el estado de salud del paciente es bueno, existe un menor riesgo de que desarrollen complicaciones y el proceso de recuperación será más corto y relajado.

Personas que tienen una imagen propia distorsionada. Hay pacientes quienes acuden a la consulta para hacerse una abdominoplastia, sin embargo allí se demuestra que en realidad son personas que no tienen ninguna flacidez en el área abdominal y la capa adiposa es realmente tan delgada que ni siquiera se recomienda una liposucción. Su queja principal era que cuando se agachan o inclinan, surge un pliegue sobre sus pantalones. Esta razón no es suficiente para recomendar la realización de una abdominoplastia o una liposucción. El pliegue es natural y simplemente significa que los músculos no están tonificados. Con la abdominoplastia, las capas de grasa o la piel del abdomen no pueden eliminarse por completo.

Personas que no son emocionalmente estables. ¿Cree usted que una abdominoplastia puede recuperar a su pareja, su trabajo, o tener más amigos? Esto no sucederá. El procedimiento de abdominoplastia le ayudará a obtener un área abdominal que luzca mejor con un perfil mejorado y un abdomen más plano. Es el paciente quien puede lograr la relación o los sueños profesionales que desea, y no una cirugía plástica. Si usted está planeando someterse al procedimiento porque su pareja le dijo, debería reconsiderarlo. La abdominoplastia implica riesgos y complicaciones y sólo usted debe tomar la decisión de someterse a cirugía porque usted lo desea y no por alguien más.

Mujeres que sueñan con tener una cintura de avispa o una figura con curvas. El procedimiento tradicional de la abdominoplastia no hará milagros en su cintura y no le ayudará a obtener las hermosas curvas de la figura de reloj de arena, especialmente si cuenta con una forma anatómica cuadrada. El único propósito de la abdominoplastia tradicional es fortalecer los músculos abdominales y eliminar el exceso de piel y grasa. Esto significa que su abdomen se verá plano y lucirá mejor, pero las curvas no aparecerán de la nada y no tendrá un gran impacto en su cintura. Para lograr la forma de curvas, usted necesita un procedimiento más complejo que combina las técnicas tradicionales de abdominoplastia con una liposucción y la transferencia de grasa a las caderas. Mediante el uso de una abdominioplastia de curvas, el perfil de todo el cuerpo mejorará y tendrá curvas y una cintura más pequeña.

Personas bajo un tratamiento que no puede ser interrumpido. Su cirujano plástico le preguntará todos los detalles sobre su condición médica pasada y actual y cualquier medicamento que esté tomando. Si usted está bajo algún tratamiento que pueda interferir con el proceso de recuperación, el cirujano plástico le aconsejará no someterse al procedimiento. Entre los medicamentos que no se deben tomar por lo menos entre dos semanas a un mes antes de la intervención son pastillas antiinflamatorias, pastillas anticonceptivas y suplementos naturales (vitaminas, minerales, etc.)

Beneficios de someterse a una abdominoplastia

La abdominoplastia le permite al paciente obtener un abdomen plano y firme. Durante el procedimiento, el cirujano plástico refuerza los músculos abdominales caídos y también elimina algunas de las estrías que se encuentran en la parte inferior del abdomen donde la piel y el tejido son removidos.

Después de la intervención, la autoestima del paciente se incrementa altamente y éste tiene mayores opciones a elegir en cuanto a la ropa. El abdomen ya no estará sobresaliendo y no habrá exceso de pliegues cutáneos que puedan resultar incómodos para el paciente al realizar ciertas actividades físicas.

Los músculos abdominales a veces pierden su tono muscular y se pierden con embarazos múltiples o el envejecimiento. La laxitud muscular no sólo reduce la fuerza de los músculos, sino que también da la impresión de un vientre flácido o inflamado. Esta condición se llama diástasis de rectos abdominales y sólo se puede corregir con la ayuda de la cirugía plástica.

Los resultados de la abdominoplastia son duraderos, especialmente si el paciente evita tener cambios de peso mayores a 5 kg. El tonificar los músculos abdominales después de la cirugía con la ayuda de ejercicios físicos también contribuirá a mantener los resultados por más tiempo.

Debido a que la abdominoplastia representa una de las intervenciones de cirugía plástica más largas y complejas, requiere un tiempo de recuperación más largo (varias semanas) para permitir que el cuerpo cure las incisiones y los músculos en el área operada.

Conclusión

La abdominoplastia puede ofrecer resultados impresionantes en la mayoría de los pacientes, y esta es probablemente una de las razones por qué la que es tan buscada hoy en día. Sin embargo, hay personas que no deben someterse al procedimiento en absoluto o al menos no en este momento. Estas incluyen mujeres que desean tener más hijos en el futuro, pacientes sometidos a un tratamiento con anticoagulantes, hormonas, píldoras antiinflamatorias o píldoras anticonceptivas, o personas que quieren perder más peso. Las personas que no tienen una condición emocional estable tampoco deben someterse a la abdominoplastia u otros procedimientos de cirugía plástica para ese asunto.

Pregúntele a su cirujano plástico si es un buen candidato para la intervención antes de avanzar en sus planes.


Share this article:

Call

Mail

Text

Chat

Whatsapp

Instagram